Google está tomando medidas severas contra las aplicaciones publicadas en la Play Store.

Si bien el año pasado, los de Mountain View habían eliminado más de 700.000 aplicaciones que violaban las políticas de Google Play, este año no va a ser muy diferente.

Una versión actualizada de su Política de Desarrolladores, lanzada en Julio de este año, indica ahora que Google prohibirá una variedad más amplia de aplicaciones que incluyen los mineros de criptomonedas, aquellas que venden armas de fuego y accesorios, las que intentan engañar a niños para que descarguen aplicaciones con temas para adultos, y aplicaciones creadas utilizando herramientas automatizadas o servicios de asistente (App Builders), o basados ​​en plantillas.

Este último elemento es especialmente interesante, ya que Apple hizo algo similar en diciembre pasado que resultó en una controversia y una gran molestia de parte de muchos desarrolladores. Incluso un congresista de los EE. UU se acercó a Apple para que aclarase su intención y reconsiderase su política.

Si bien es cierto que muchas de las aplicaciones creadas con plantillas y asistentes resultan en aplicaciones de spam y crean un poco de desorden en la App Store, varios desarrolladores sintieron que Apple, con su prohibición general, estaba eliminando a las pequeñas empresas de participar en la App Store.

El tema en cuestión era el hecho de que muchas empresas pequeñas, organizaciones sin fines de lucro y otras organizaciones, utilizaban un servicio de plantillas de aplicaciones para crear su propia aplicación.

Por ejemplo, restaurantes, escuelas, iglesias, clubes y otras pequeñas empresas locales que usualmente no podían invertir en el diseño y desarrollo de sus propias aplicaciones, usaban plantillas y asistentes.

Como resultado del descontento causado, Apple revisó su política para que solo afectara a los desarrolladores que intentaban enviar correo basura a la App Store con varias copias de un determinado tipo de aplicación.

En lugar de prohibir todas las aplicaciones con plantillas, la nueva política de Apple dice que las aplicaciones creadas con plantillas se permitirían si fueran enviadas por el proveedor del contenido de la aplicación. Es decir, si el gimnasio local quisiera su propia aplicación, podría presentar su propia aplicación de plantilla, sin intermediarios.

Google claramente aprendió de este hecho para no cometer el mismo error con sus propios cambios de política.

Su nueva política aclara únicamente los efectos de la prohibición:

“No se permiten aplicaciones creadas por una herramienta automatizada, servicio de asistente o basadas en plantillas y enviadas a Google Play por el operador de ese servicio en nombre de otras personas. Dichas aplicaciones solo están permitidas si son publicadas por una cuenta de desarrollador registrada individualmente que pertenezca al usuario de la herramienta automatizada, no al operador del servicio.”

Esta redacción más cuidadosa garantiza que la política solo solucionará los problemas con el spam de la tienda de aplicaciones y no con los clientes de pequeñas empresas o los servicios de desarrollo de aplicaciones.

Si eres desarrollador de aplicaciones o estás pensando en crear una App para tu negocio, es importante que le des un vistazo a las 7 claves sobre protección de datos personales que tu App debe cumplir para evitar ser sancionada.

El cambio en la política de Google Play que prohíbe las aplicaciones que explotan criptomonedas en dispositivos, podría facilitar que Google elimine directamente las aplicaciones que se comercializan a sí mismas como otra cosa, y luego minan a escondidas sin el consentimiento del usuario.

Esto es consecuente a la prohibición de Google a las aplicaciones de minería en la Chrome Web Store realizada a principios de este año, debido a una serie de extensiones incompletas con la clara intención de engañar a los usuarios.

Mientras tanto, Google adopta una posición casi moral al agregar la prohibición de aplicaciones que «facilitan la venta de explosivos, armas de fuego, municiones o ciertos accesorios para armas de fuego». Esto incluye aplicaciones que proporcionan instrucciones para que los usuarios hagan sus propias armas, municiones, accesorios, o que conviertan un arma en automática o semiautomática.

Sin embargo, no parece que Google se lo haya tomado muy en serio:

buscando-armas-en-google-play

Imagen: Google Play

También fueron incluidas políticas que apuntan a varios tipos de aplicaciones engañosas, como las aplicaciones con temas para adultos que atraen a los niños; aplicaciones que parecen existir solo para publicar anuncios (los anuncios aparecen después de cada toque, por ejemplo), y aplicaciones involucradas en la suplantación de marcas.

Google describe a esto último como «aplicaciones o cuentas de desarrollador que suplantan a cualquier persona u organización, o que tergiversan u ocultan su propiedad o propósito principal». Como por ejemplo, los clones de WhatsApp, entre tantos otros.

whatsapp-clones-so

Muchos de los cambios en la política de Google atacan las áreas de spam de aplicaciones y el desorden que Apple ya había abordado y que había anunciado hace un año para limpiar la App Store. De hecho, su limpieza fue tan importante que la App Store se redujo por primera vez en 2017. Ahora tiene alrededor de 2 millones de aplicaciones.

En la WWDC de este año, Apple volvió a actualizar sus directrices para asegurar aún más la App Store, que incluía su propia versión de una prohibición de la minería criptográfica.

La Play Store de Google ha necesitado una limpieza similar. Aunque Google regularmente saca una cantidad considerable de aplicaciones maliciosas, siempre ha sido más indulgente que Apple con las aplicaciones de spam.

Eso permitió que la tienda creciera a 3.5 millones de aplicaciones a partir de diciembre de 2017, pero ahora sin embargo, cuenta en promedio con unas 2.600.000 aplicaciones.

cantidad-apps-google-play-statista

Imagen: Statista

Quizás algo en lo que Google debe ir pesando es en abandonar el uso de los bots para la revisión de Apps en la Play Store, o al menos hacerlo en menor medida, y copiar un poco a Apple en hacer estas revisiones manualmente.

De esta forma el margen de error seria mucho menor, tanto en la Apps maliciosas que intentan colarse en el mercado, como Apps de buena calidad que sufrirían injustamente el incumplimiento de las políticas.

Lo cierto es que las continuas actualizaciones de las políticas de Google Play permiten cada vez más esperanzarse en tener una tienda libre de Apps que premien la mediocridad, la desinformación y el engaño al usuario.

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en las redes sociales!.